Siguiendo nuestro mejor instinto

En los últimos meses hemos tenido la oportunidad de ver cómo el best seller “50 sombras de Grey” ha desatado una pequeña revolución por el alto contenido erótico que contiene el libro.

La historia protagonizada por Ana y Christian Grey ha suscitado no sólo interés en la industria cinematográfica de Hollywood, también en la vida de muchos de sus lectores, triste muestra de ello es la reciente trágica muerte de una chica intentando emular las escenas del libro con su pareja.

Con un sorprendente carácter sadomasoquista se ha llegado a catalogar esta trilogía como porno para mamás.

Este ejemplo de literatura erótica demuestra una vez más cómo el ser humano es fácilmente influenciado por elementos externos, sobre todo si estos elementos están relacionados con el sexo. Y más aún si los protagonistas practican el sexo delante de nuestros ojos.

El poder del sexo

Nuestro mejor instintoPero por qué llegamos a excitarnos viendo, leyendo u oyendo sexo. Cualquier expresión erótica nos hace entrar en un estado totalmente distinto. Quizás sea por la incansable búsqueda del placer lo que nos hace rendirnos ante dichas expresiones.

En los último años se han publicado artículos al respecto y tal vez la teoría que mejor pueda adaptarse a esta pregunta es la que el doctor Mouras de la Universidad Picardie Jules Verne lanzó, afirmando que nuestro comportamiento ante los estímulos porno son explicados por las llamadas neuronas espejo, que son aquellas a las que se le atribuye fundamentalmente nuestro modo de aprendizaje, así como responsables de la empatía.

En este sentido el doctor Mouras afirma basándose en experimentos con individuos que nos excitamos viendo o leyendo porno porque estas neuronas nos hacen creer, pensar, que nosotros mismos somos los protagonistas del acto que vemos.

Otras opiniones añaden un pequeño matiz a la teoría diciendo que más que creernos que somos los protagonistas, imaginamos serlo o desearíamos serlo.

Pero no sólo se nos abre la imaginación enormemente con las distintas expresiones pornográficas, sino que el sexo, todo lo que tenga que ver con él nos atrae por instinto. Instinto que a veces más otros menos liberamos en función fundamentalmente del entorno en el que nos encontremos.

El más allá del sexo

Mejor InstintoSi te paras a pensar, el sexo no sólo es la fuente suprema de nuestro placer, también contiene un poder bastante potente, como para conseguir desarrollar no sólo nuestra capacidad creativa, también es una de las principales bases sobre las que se asienta el comportamiento del hombre y de la mujer.

Desde muy pequeños sentimos interés por el sexo, por lo que nos hace disfrutar, ya sea con unas tímidas risas cuando somos más jóvenes, o por el ansioso deseo cuando somos adultos. No lo olvides, la buena salud general de una persona necesita de una sana vida sexual. Apúntatelo y practica siempre que te sea posible, por una vida sana.