El sexo hoy

Hablar de sexo hoy entraña mucho más que limitarnos a comentar posturas o lugares recónditos donde practicarlo. El sexo ha evolucionado gracias a las nuevas tecnologías y por supuesto al carácter que le da a nuestra cultura.

 

El sexo desde antaño ha estado rodeado de tabú y son muchos los aspectos que aún en la actualidad se siente cierto pudor a la hora de expresarlo.

 

Por ejemplo, no es muy común escuchar entre chicas hablar sobre masturbación o sexo oral, sin embargo, sí que se trata con cierta facilidad el tema de los juguetes sexuales por parte de las féminas.

 

En internet vamos a encontrar nuevas formas de expresión sexual y que ciertamente responden a muchas necesidades para muchos internautas. La red ofrece el anonimato para aquellos todavía pudorosos, y la facilidad de acceso lo hace aún más interesante.

 

La liberación de la sexualidad

Sexo hoy

Además de favorecer una liberación en parte de nuestra sexualidad, la evolución del sexo gracias a la red está haciendo explorar nuevas formas de conseguir llegar al placer. Muchos estudios han conseguido demostrar lo poco desarrollado que está nuestro cerebro, y las posibilidades de llegar a tener sensaciones de placer a través de otros sentidos está latente, está ahí…

 

Chicos y chicas indistintamente se sienten libres para gozar de su sexualidad, de compartir con los demás sus secretos inconfesables, su lado más oscuro empieza a teñirse de luz tenue, sensual al descubrir que sus secretos son compartidos por miles, millones de personas.

 

Esta liberación de nuestro sentido más puro, más primitivo se aprecia en otras formas de expresión, algunas ligadas a las tecnologías y otras en formatos más “tradicionales” por llamarles de alguna manera.

 

Es el caso por ejemplo del nuevo videojuego dirigido a mujeres y llamado Jan producido por SexyGames. O la nueva heroína del comic llamada Savita.

 

Cómo nos afecta una buena salud sexual

Sexo hoy

No resulta raro ni pedante hablar de salud sexual, puesto que ambas partes están perfectamente unidas. Lo cierto es que dentro de una buena salud debe existir una buena sexualidad también. No es que aquel que no tenga sexo por elección propia (el caso de parte del clero) vaya a tener problemas de salud, sin embargo sabrán que el hecho de no practicar sexo conlleva a un endurecimiento de los tejidos en ambos casos, llegando en el caso del hombre a desembocar en una disfunción eréctil permanente.

 

Aunque esta relación no es de sentido único, nada más lejos, además de favorecer a la salud, la sexualidad ha de practicarse con un buen estado anímico, y esta es la parte que está siendo afectada por la situación actual que estamos viviendo.

 

Quizás tendríamos que plantearnos otra forma de verlo e intentar buscar en el sexo un alivio a tanta tensión y tanta mala noticia. Porque todos necesitamos desconectar y qué forma mejor de hacerlo que conectando íntimamente con otra persona. El sexo nos hace sentirnos vivos, sentirnos humanos.